Blog

La muerte de un miembro de la familia siempre es señal de cambio.  Las dinámicas familiares pueden entrar en territorio desconocido y las relaciones de toda la vida a menudo se ven forzadas a redefinirse.

Incluso antes de que un ser querido fallezca, la conmoción emocional adherida a un patrimonio y activos familiares también puede producir sentimientos intensos de tristeza, ira, aislamiento y otros problemas que pueden extenderse y convertirse en asuntos legales.

Para muchas personas, los asuntos patrimoniales pueden tener consecuencias prolongadas, a menos que la mayoría de los sentimientos asociados con el asunto se puedan eliminar a favor de la información factual o que exista un plan claramente definido que aborde los asuntos patrimoniales.  Para eliminar muchos de los sentimientos relacionados típicamente con este tipo de situaciones, muchas personas recurren a un abogado especialista en litigios patrimoniales.

Un abogado puede abordar y resolver muchos de los puntos comunes de conflicto cuando se trata de resolver asuntos de litigio patrimonial.

Algunos de los asuntos de litigio patrimonial más comunes son:

Creación inapropiada de documentos patrimoniales.  Los testamentos, fideicomisos y otros documentos similares deben ser claros en cuanto a su intensión y se deben firmar en presencia de dos testigos que no estén relacionados con el firmante.  En algunos estados también se requiere de un notario.  A menos que esto ocurra, pueden surgir acusaciones de falsificación y la validez de los documentos se puede poner en entredicho.

Incumplimiento de la obligación fiduciaria.  Los albaceas del patrimonio tienen la obligación fiduciaria de cumplir con sus funciones con lealtad, honestidad y con los mejores intereses de los beneficiarios en mente.  Ellos deben seguir las instrucciones descritas en el testamento o fideicomiso en la medida de su capacidad.  Si esto no ocurre, el testamentario ha incumplido con sus responsabilidades.

Influencia indebida.  Esto puede ocurrir cuando un familiar ejerce presión sobre una persona para incluir ciertas disposiciones en un plan patrimonial o para hacer cambios en un plan patrimonial existente.  La mejor manera de evitar que esto ocurra es solo tener personas de confianza incluidas en el proceso de planificación.

Falta de capacidad.  Cuando una persona no tiene la capacidad mental para comprender por completo cómo se está distribuyendo su patrimonio, esto puede llevar también a impugnaciones legales.  En casos en los que la competencia mental sea cuestionable, se puede requerir un examen médico para determinar si el reclamo es válido o no.

Raun Muntz O-Grady LLP atiende clientes en los condados de Los Ángeles, Hollywood, West Los Angeles, Santa Mónica, Beverly Hills, Anaheim, Orange y en comunidades a lo largo del sur de California.

  Tags:   

Posts by 

No Comments Leave a comment  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter your keyword: